BRUJERÍA Y EXORCISMOS EN ESPAÑA

Indagando la verdad en los textos originales

Volver

 

A poco que el lector interesado por el apasionante mundo de las brujas, las posesiones diábolicas y las artes mágicas en general, se acerque a las fuentes originales, observará una realidad muy distinta a los abundantes tópicos vertidos sobre  una materia, en realidad, tan triste y lamentable. Y, en ese afán divulgador, compilamos en la presente edición ocho textos esenciales para una cabal inmersión en el mundo de las artes mágicas, las brujas, los hechizos, las posesiones y los exorcismos.

Intentando respetar siempre su tenor literal, nos hemos permitido no obstante algunas modificaciones en ellos para acercar su lenguaje al español contemporáneo. Han sido mínimas y, en los casos más forzados reseñamos a pie de página la palabra u oración original que hemos modificado. Y con el mismo afán de aportar claridad y comprensión para el lector actual no ducho en la materia, casi medio millar de notas aportan claridad, comprensión e incluso amplían los textos aquí reproducidos. 

El primero de ellos, Artes mágicas, hechicerías y supersticiones en los siglos XVI y VII, consituye la mejor introducción para adentrarnos en los siete restantes. Se trata de un capítulo de la Historia de los heterodoxos españoles, de Marcelino Menéndez Pelayo, en el que se nos invita a un apasionante recorrido sobre la materia, repasando las obras de sus impugnadores, Francisco de Vitoria, Pedro Ciruelo, Benito Pererio y Martín del Río; los principales procesos de hechicería; los nigromantes sabios: el Dr. Torralba, las brujas de Navarra y el auto de Logroño, para culminar con interesante comentario sobre la hechicería en nuestra "amena literatura". 

El segundo es uno de los dos documentos capitales que motivan nuestra edición: Tratado por el cual se reprueban las supersticiones y supercherías, escrito por el aragonés Pedro Ciruelo en 1538. Ya lo hemos dicho: una relación directa y atractiva acerca del estado de las supersticiones en aquella España, definiendo y constatando las artes adivinatorias propiamente dichas (falsa astrología,  geomancia, agüeros, sueños, salvas, desafíos, etc.) así como las prácticas supersticiosas para conseguir bienes o evitar males, mediante conjuros, ensalmos y hechicerías, y el fenómeno de los poseídos por el demonio y las fórmulas detalladas para su liberación mediante exorcismos debidamente establecidos y regulados por la autoridad eclesiástica.  

El otro texto capital de nuestra edición es el Auto de fe celebrado en la Ciudad de Logroño en los días 7 y 8 de noviembre del año de 1610 siendo Inquisidor General el Cardenal, Arzobispo de Toledo, don Bernardo de Sandobal y Rojas, publicado por Juan de Mongastón y Seguido de una relación para que se tenga noticia de las grandes maldades que se cometen en la secta de los brujos, así como de algunas de las cosas más notables que apuntamos algunos curiosos, que con cuidado las íbamos escribiendo en el tablado. "Iluminado" con la presentación y notas de Leandro Fernández de Moratín, oculto bajo el seudónimo El bachiller Ginés de Posadilla, natural de Yébenes. El  texto es lo suficientemente interesante para todo lector curioso, y poco hay que añadir a los protocolos, testimonios y opiniones que recoge y a la relación que contiene del propio Juan de Mongastón, para tener una idea suficientemente precisa de lo que eran este tipo de procesos y, en concreto, de los hechos sobre los que este versó: las horribles prácticas y los aquelarres de la secta de Zugarramurdi. En todo caso, a las propias notas de Moratín, hemos añadido otras de nuestra cosecha que hemos creído necesarias para aclarar algunos conceptos y términos o, simplemente, para constatar determinadas curiosidades que nos han parecido pertinentes.

Reproducimos íntegramente, en cuarto lugar, el Canon Espiscopi, tanto en latín como traducido al castellano, seguido del texto de Pedro Antonio Iofreu: Defensa del Canon Episcopi, en el que en un interesante alarde de erudición con profusión de citas y autores trata de utilizarlo como herramienta de interpretación nada menos que de la bula Coeli et terrae Creator  de Sixto V, por la que se prohíbe oficialmente la astrología y, en lo que más afecta a nuestro propósito, las otras formas de adivinación.  

Finalmente, concluimos con dos interesantísimos documentos que cronológicamente podríamos considerar como el primero y el último sobre la materia. En primer lugar la referencia de San Agustín en Lo que hay de cierto en  las transformaciones de los hombres por arte de los demonios, donde el lector comprobará que ya en el siglo IV dejaba claro que las experiencias sobrenaturales de las brujas no son reales sino solo fruto de su imaginación. Texto en el que, como ya se ha dicho, podría haberse inspirado el supuesto Canon Episcopi.  Y, por último, ya casi en el umbral de nuestro milenio, la presentación oficial del Nuevo rito de los exorcismos, por el cardenal Medina Estévez, prefecto de la Congregación para el culto divino y la disciplina de los sacramentos, en la sala de Prensa de la Santa Sede, el martes, 26 de enero de 1999, texto que recoge la visión oficial de la Iglesia actualmente sobre la presencia del mal en nuestras vidas, detallando las formas de detectarlo y de liberarnos a través del servicio de la Iglesia y de sus ministros ordenados, delegados por el obispo para cumplir los ritos sagrados dirigidos a librar a los hombres de la posesión del maligno.

 

lecturas-hispanicas.com

_____

Disponible en

Amazon

En versión digital o impresa

pinchando aquí

 

Volver

 

 

"EL GRECO DE COSÍO"

(pinchar sobre la portada para acceder a la descarga gratuita de las obras)

lecturas-hispanicas.com
C/. Cádiz 9
50004 Zaragoza

España

 

Correo electrónico:

editores@lecturas-hispanicas.com


Teléfono: +34 686522358 o bien utilizar nuestro formulario de contacto.

Lecturas hispánicas en las redes sociales :


E-mail